La diferencia entre la culpa y la responsabilidad

La diferencia entre la culpa y la responsabilidad

“Sólo hay una manera para alcanzar la conciencia superior: el camino de la vida recta. Cualquier otro camino será un engaño”. Yogi Bhajan.

La vida está hecha de polaridades. Sí, podemos fácilmente mirar a nuestro alrededor para reconocer esta ley de vida: día/noche, luz/oscuridad, blanco/negro, amor/miedo, arriba/abajo, positivo/negativo, mujer/hombre, sol/luna, vida/muerte…. Todos estos no son contrarios, sino simplemente polos opuestos de una unidad. Cuando reconocemos que la polaridad forma parte de la vida es mucho más sencillo vivirla y afrontar sus retos.

Pero cuando comenzamos a vivir en la dualidad (es decir, en la separación) entramos en conflicto y ahí empiezan nuestros problemas. Uno de ellos, la culpa: esa creencia de que estamos separados de Dios (la Unidad). Los sentimientos de culpa son muy parecidos a los del pecado y tienen una gran peculiaridad: nos  cierran, nos contraen, es una sensación de ensimismamiento que nos lleva profundo a patrones oscuros y caducos. Se podría decir que es un sentimiento que nos aleja de nuestra alma. Es la idea de “ser malo”, lo cual da una sensación de estar separado de la Unidad.

Sin embargo, existe por fortuna su polaridad: la responsabilidad. Esta virtud no es más que la habilidad de responder desde nuestra atención real e interdependencia: soy independiente pero forma parte de la Unidad. Cuando somos responsables tenemos la capacidad no sólo de responder sino de hacerlo con integridad, alineados a nuestros valores, sin temor y más bien con amor y confianza.

Cuando actuamos y proyectamos desde este lugar, somos capaces incluso de impactar nuestro campo electromagnético: “¡Te sorprenderás al ver que todo lo demás en este mundo entero se acomodará para ti!”, decía el maestro Yogi Bhajan. Él lo llamaba el camino de la vida recta. Así que la próxima vez que te sientas culpable, piénsalo dos veces y mejor adquiere la habilidad de responder con rectitud y alineado a tu verdadero ser.

Sat Nam. Cuéntanos qué te pareció este artículo y cuáles son tus herramientas para vivir una vida de rectitud.

 

¡Comparte e inspira a alguien más!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado

4 comentarios

Añadir comentario
  1. Paula Marquez

    junio 29, 2018 - Responder

    Muy lindo! Dejar de actuar de acuerdo a la culpa..es muy difícil pero tenis que poder. Gracias!

  2. Balbina

    junio 29, 2018 - Responder

    Que interesante tener la diferencia entre culpa y responsabilidad.
    Me gustaría tener mayor claridad de la polaridad y dualidad.
    Es decir en lo cotidiano que vivimos está la polaridad, pero cuando asume uno de ellos en su vivencia es la dualidad?