3 posturas de yoga para cumplir tus propósitos de Año Nuevo

3 posturas de yoga para cumplir tus propósitos de Año Nuevo

Un año más se ha ido y es momento de reajustar nuestro sistema para el nuevo cambio que se avecina. El cambio es parte de la vida, y qué mejor regular nuestras velocidades para empezar el año cumpliendo nuestros propósitos. ¡Es posible con voluntad, actitud y compromiso!

Nuestro tercer chakra, Manipura, está asociado con estas virtudes y es nuestra cabina central desde la cual es posible gestionar todas nuestras acciones y materializar todo aquello que anhelamos. La acción y el equilibrio están sumamente relacionadas con este centro energético ubicado en nuestro punto del ombligo, por ello es de vital importancia fortalecerlo y equilibrarlo en particular durante este tiempo de nuevos inicios. Porque… ¿quieres materializar tus propósitos, verdad?

Aquí te compartimos 3 posturas de yoga que ayudan a fortalecer la voluntad y el calibre. Cada vez que sientas que no puedes, que estés impaciente, frustrado, enojado, que veas obstáculos en todas partes o te sientas sin fuerza y espontaneidad, realiza alguna de estas posturas (¡o todas!) durante sólo 3 minutos y siente cómo todo tu sistema es capaz de reajustarse, reequilibrarse y comenzar de nuevo con fuerza, coraje y voluntad. Y un tip más: cuando sientas que necesitas energía, utiliza el color amarillo para vestirte (ya sea una prenda o un accesorio). Verás cómo te inyectas de energía.

  • Postura de estiramiento:

Acuéstate sobre la espalda. Mantén los pies juntos. Presiona la espalda inferior hacia el suelo. Coloca las manos en donde sea más natural para ti: ya sea que las palmas miren los muslos a los lados del cuerpo o que estén por encima de los muslos mirando hacia abajo (sin tocarlos). Levanta la cabeza mediante la elevación del corazón. Aplica cerradura de cuello y mira los dedos de los pies. Eleva los pies 15 cm y comienza Respiración de Fuego. *Si estás en los primeros 3 días de tu periodo, omite esta postura.

  • Postura de arco:

Acuéstate boca abajo. Trae tus pies hacia tus glúteos y tómate de tus tobillos, utilizando los músculos de los muslos para levantar del suelo la parte superior del cuerpo (tu pecho y tu plexo). Luego eleva las piernas y mientras el pecho se eleva, deja que la cabeza le siga. Sostén la postura con respiración larga y profunda y un ligero mulbandh (contrae órganos sexuales, ano y ombligo). *Las rodillas están un poco separadas, no comprimas la espalda inferior. Utiliza las piernas para estirar los brazos y elevar el pecho.

  • Respiración de fuego:

Pon tus dedos o palma de la mano en el punto del ombligo para sentir si tu ombligo está yendo hacia adentro y hacia arriba en la exhalación, y hacia abajo y afuera en la inhalación. Es importante esto. Respira a través de la nariz, relaja tus hombros. La respiración es corta, rítmica y poderosa. La cantidad de aire que inhalas es la misma que exhalas. El abdomen está haciendo todo el trabajo. No hay necesidad de contraer el diafragma ni forzar los músculos abdominales. *Evita golpear el punto del ombligo hacia la columna. Empieza lento y gradualmente incrementa el ritmo.

¡Comparte e inspira a alguien más!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado

No hay comentarios aún.