¿Cómo puedo alcanzar la perfección como maestro de yoga?

¿Cómo puedo alcanzar la perfección como maestro de yoga?

“Un maestro es aquél a quien el par de opuestos no le afectan. Al más horrendo y al más generoso, él o ella sólo le dan bendiciones”. Yogi Bhajan.

Si eres maestro de yoga, seguramente en algún momento has experimentado esa sensación de que la clase que impartes debe ser perfecta, sin errores, que debes dejar satisfechos a los alumnos, o que incluso debes simpatizarles por alguna razón. Que no puedes fallar, cometer errores o equivocarte.

Sin embargo, el maestro Yogi Bhajan, a través de las enseñanzas de Kundalini, reiteró en varias conferencias y clases que, por un lado, un maestro es un humano como tú y como yo: perfectamente imperfecto. Y por otro, que una vez que es maestro decide vivir bajo un código ético y de valores, pero principalmente adquiere el compromiso de purificar a las personas que llegan a él para ayudarles a adquirir la experiencia de su propia conciencia.

En ese camino, el maestro acepta también que pertenece a una Cadena Dorada que no sólo lo sostiene a él sino también al espacio a través del cual comparte la pureza de las enseñanzas. Es decir: no actúa por sí solo, sino por todo un linaje y legado que lo respaldan dentro y fuera del salón de clases, en cada paso y cada aliento.

Alcanzar la perfección para nada es el objetivo de un maestro de Kundalini Yoga. Cuando como maestros buscamos ser perfectos, es más fácil caer en el ego negativo y desconectarnos de la Cadena Dorada. Decía Yogi Ji: “Cualquier que enseñe para ser un maestro más que para servir, caerá. Ser un maestro es el máximo fin humano”. Recordar como maestros que nuestra motivación esencial es ser un instrumento del flujo cósmico es parte de alcanzar la maestría.

Aquí te compartimos algunas de las 16 facetas de perfección de un Maestro de Kundalini Yoga, que nos inspiran a recordar que la perfección no es más que ser pulidos por la vida misma.

  1. Un Maestro nunca alterará las enseñanzas por opinión personal. Tú enseñarás con el ejemplo.
  2. Entre más alto crezcas como Maestro, más humilde tienes que ser.
  3. El Maestro siempre sirve a los estudiantes para que puedan volverse 10 veces más fuertes que tú, pues cada estudiante es un Maestro para el mañana.
  4. Un Maestro es extremadamente amable, comprensivo, compasivo e indulgente.
  5. La bandera de un Maestro es “En Dios, yo habito”. El estandarte de armas de un Maestro  es “En Dios dentro de mí, yo confío”.

Comparte este artículo con quien más lo necesite. Sat Nam 🙂

¡Comparte e inspira a alguien más!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado

No hay comentarios aún.