¿Cómo entrenar a la mente y detener los pensamientos?

¿Cómo entrenar a la mente y detener los pensamientos?

“Conquista tu mente y conquistarás el mundo”, Yogi Bhajan

¿Alguna vez has sentido que un mandril está gritando en tu mente o que, por el contrario, no te gira la ardilla? Bueno, muchos de esos ruidos tienen que ver con el inconsciente y subconsciente pero también con las características mismas de la poderosa mente. La mente por sí misma es automática (o sea, es rápida y está más allá del tiempo y espacio), siempre está moviéndose (si se detiene, no puede funcionar), busca polaridades (clasifica las cosas en pares y en contrastes) y es materia como el cuerpo (sólo que más sutil).

Es así que no existe tal cosa como “detener los pensamientos”, “poner en blanco la mente” o “dejar de pensar”. Lo que sí es posible es entrenarla para dejar de ser esclavo de sus caprichos… ¡la mente nos fue dada como herramienta para que nuestro espíritu se exprese! Si partimos de esa primicia, el primer paso es conocer a nuestra mente para luego ponerla a trabajar a nuestro favor.

Como la mente es tan vasta y compleja, un ejemplo fácil para entender su proceso es el siguiente: imagina a la mente como el vapor, los pensamientos como el agua, y las neuronas y conexiones como el hielo. Tiene su propio flujo y estructura, por ello es muy importante que tú encuentres en ti un punto de quietud desde el cual puedas examinarla. ¡Para eso meditamos!

Otra guía importante que puede servirte para conocer tu mente es cómo está “catalogada”. Desde el punto de vista yóguico, tenemos 3 cuerpo mentales: la mente positiva, la mente negativa y la mente neutral. La mente positiva no es que sea buena, más bien calcula los beneficios (es como la porrista del equipo, es la que se encarga de ver lo positivo dentro de lo negativo).

La mente negativa es la que calcula riesgos y te protege, su función es pensar negativamente sobre cualquier cosa que venga a ti. Es como un inspector con una gran lupa, buscando el error.

Finalmente, la mente neutral es la que te guía y te dice que “debes” hacer. Esta mente evalúa riesgos y beneficios, su principio es “ser consciente”. Es la que te deja ver el panorama completo para que puedas computar y actuar de forma correcta.

Como puedes ver, la mente es el gran misterio de los misterios. Detenerla sólo es posible haciendo una sola cosas: ¡Respirar! Si de verdad quieres impactar tus pensamientos, inhala y exhala conscientemente. Ese es el secreto para entrenar tu mente. Sat Nam

 

¡Comparte e inspira a alguien más!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado

No hay comentarios aún.

Habla por WhatsApp