¿Qué posturas de yoga evitar si estoy embarazada o en mi periodo menstrual?

¿Qué posturas de yoga evitar si estoy embarazada o en mi periodo menstrual?

Cuando empezamos en el camino del yoga y la meditación es muy común tener un entusiasmo desbordante: nos emociona conocer más nuestro cuerpo, sentir músculos que ni sabíamos que teníamos, experimentar los efectos de la meditación, ser cada día más flexibles… ¡Hasta hacemos intentos por pararnos de cabeza simplemente para ver qué tan lejos podemos llegar!

El menú de posturas y ejercicios de respiración es tan extenso y poderoso, que es imposible resistirse a probar el mayor número posible y vivir sus efectos. Sin embargo, hay ciertas posturas o ejercicios de respiración que no es recomendado hacer, sobre todo en ciertas condiciones de salud, físicas o de la propia naturaleza de cada organismo. En el caso de las mujeres, por ejemplo, hay varias restricciones durante el embarazo y la menstruación, pues su organismo está atravesando procesos profundos de renovación, transformación y purificación.

A continuación te dejamos una lista de esos ejercicios que NO se deben hacer después de los 120 días de embarazo o si tienes alguna complicación médica, así como si estás en los primeros 3 días de tu periodo menstrual.

  • Ejercicios de abdomen: Evita postura de cobra, de arco o todos aquellos ejercicios que sobreestimulen esta zona.
  • Levantamiento de piernas: A menos que estés acostada sobre alguno de tus costados, evita levantar las piernas, pues ejercerás demasiada presión en tu abdomen.
  • Todas las posturas invertidas: Las posturas de vela o arado no son recomendadas.
  • Sat Kriya y Respiración de Fuego: Evita este ejercicio o cualquiera que active tu punto del ombligo.
  • Kriyas de Venus: Estos kriyas se hacen en parejas, y no es recomendado hacerlos durante el embarazo sobre todo.
  • Acostarse sobre la espalda (o abdomen): No es recomendado hacerlo del cuarto al sexto mes, y que provoca tensión sobre la presión sanguínea de la madre de manera desfavorable.
  • Hacer ejercicio al punto de agotamiento o que eleve el pulso arriba de 140 latidos por minuto.

Finalmente, si estás embarazada recuerda consultar con tu médico si puedes practicar yoga. Busca clases de yoga prenatales o para embarazadas, haz actividades físicas calmadas, tranquilas y descansa cuando sea necesario. Sat Nam.

¡Comparte e inspira a alguien más!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado

No hay comentarios aún.