14 de septiembre, 2021
0Días
0Horas
00Minutos
00Segundos

3 ejercicios de Kundalini Yoga para la espalda

La columna vertebral es la base de toda nuestra estructura músculo esquelética y mecánica. Durante esta pandemia se ha visto afectada por la falta de movimiento, pasar demasiado tiempo en la computadora, el homeoffice y el estrés del confinamiento.

Desde el punto de vista yóguico, la columna es uno de nuestros los principales canales energéticos: a través de ella corre el prana (energía vital) y es donde se unen dos nadis (canales por los que fluye el prana). Por eso es importante mantenerla sana, flexible y libre de tensión.

Otro factor importante es que la columna vertebral es un reflejo de nuestra salud, nuestra vitalidad y nuestra flexibilidad. Una columna flexible es sinónimo de salud y bienestar en todos los niveles, así que mantenerla sana es de vital importancia para una vida en bienestar.

Para mantener tu espalda y columna flexibles te compartimos estos ejercicios de Kundalini Yoga para la espalda. Te tomará sólo 9 minutos hacer la rutina completa, o 3 minutos por cada ejercicio que quieras realizar. Los primeros dos ejercicios puedes realizarlos en postura fácil (meditativa) o sentado en una silla con tus plantas de los pies en el suelo.

1. Flexiones espinales

Siéntate en postura meditativa y tómate de tu tobillo externo (si estás sentado en una silla, lleva tus palmas de las manos a tus muslos). Inhala y arquea la columna hacia delante, asegúrate de que tu barbilla queda paralela al suelo. Exhala y arque la columna hacia atrás hasta que llegues a su punto de flexión más profundo. Continúa por 3 minutos.

2. Giros espinales

En postura fácil (postura meditativa), coloca las manos sobre los hombros. Los dedos pulgares quedan atrás y el resto de los dedos adelante, los codos se mantienen a la altura de los hombros. Inhala y gira la parte superior del tronco hacia la izquierda, dejando que la cabeza siga al movimiento. Exhala y ahora gira a la derecha. El giro se produce sobre el eje de la columna de forma limpia y sin fricción; lo más importante es que la columna esté recta.

3. Gato-vaca

Entra en la postura apoyando las manos y las rodillas sobre tu tapete. Las manos están separadas a lo ancho de los hombros, con los dedos separados apuntando hacia enfrente. Las rodillas están justo debajo de las caderas, separadas a lo ancho de las mismas. Inhala y arquea la columna hacia abajo (posición de vaca), con la cabeza y el cuello estirados hacia atrás. No comprimas el cuello, abre el corazón (pecho) y eleva la barbilla lo más atrás que puedas sin colapsar el cuello. Exhala y arquea la columna hacia arriba (posición de gato) y presiona la barbilla hacia el pecho. Mantén el movimiento suave, la cabeza es lo último que se mueve.

Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
Rama Escuela Yoga