Cómo dejar de compararte y darte el valor que mereces

Compararnos o no compararnos… he ahí el dilema. Con la llegada de la realidad virtual y las redes sociales tenemos mucho más acceso a la vida de los otros (por lo menos, a la vida que cada uno está dispuesto a mostrar).

Lo cierto es que esa realidad virtual y las redes sociales no sólo nos muestran lo que el algoritmo quiere que veamos sino lo que nuestros contactos están dispuestos a revelar sobre su vida, que para ser honestos es casi siempre una “realidad” con muchos filtros.

En medio de todo eso, algo que es inevitable es compararnos, comparamos todo lo que somos y todo lo que tenemos. Comparamos nuestra vida, nuestro cuerpo, nuestra pareja, nuestro auto, nuestra casa, nuestras vacaciones, nuestra personalidad, nuestro trabajo, nuestro gobierno, nuestras costumbres, nuestro país…. ¡Y la lista sigue! Porque una de las cualidades de la mente humana es que funciona con OPUESTOS, es decir, con la comparación de opuestos.

Compararte viene de creer que tú NO puedes SER o tener lo que otros son o tienen. La comparación es autoestima bloqueada, y puede escucharse en tu cabeza de diferentes maneras.

Usualmente la podemos escuchar así:

  • “No soy suficiente para ___________”.
  • “¿Por qué a mí no me va tan bien como a _________?”.
  • “Nunca podré tener un trabajo así”.
  • “A ella se le ve mejor que a mí”.

Para desbloquearla, permite que esas comparaciones te guíen hacia las virtudes que ya tienes o que puedes fortalecer. En cuanto te des cuenta de que empiezas a compararte, prueba responder estas preguntas:

  • ¿Qué virtud de la otra persona estoy comparando conmigo, y es necesario que reconozca en mí?
  • ¿Qué estoy viendo en el otro que puede servirme de inspiración?
  • ¿Qué parte de mí estoy negando?
  • ¿Qué hábito me puede ayudar a fortalecer esa virtud?

La comparación no es negativa, puede ser una gran herramienta para dejar sobresalir tus cualidades. Lo que puede ser negativo es vivir de la comparación. Procura tomar pequeñas acciones cada día para fortalecer esas virtudes que ya reconociste, y así cambiar el hábito de compararte.

La próxima vez que te caches comparando a ti o tu vida con la de otro@s, ¡practica este ejercicio y sácale provecho a todas tus cualidades! Comparte con las mujeres de tu tribu. Sat Nam.

Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Rama Escuela Yoga
tu carrito
Carrito
manuelinMXN