¿Cómo elegir una meditación?

A veces pasa que tienes todo listo: has preparado tu espacio, muy inspirador con un altar hermoso, cojines para sentirte cómodo durante tu práctica, incluso inciensos y velas para hacer tu espacio meditativo acogedor y cálido. Y de repente sucede que no sabes por dónde empezar o qué meditación hacer (si es que ya tienes una práctica habitual). Aquí te dejamos estos pasos que seguramente te podrán ayudar a decidir:

Paso 1: Elige el tiempo que quieres o necesitas meditar

Este es un verdadero acto de honestidad contigo. Pregúntate sin reservas: ¿Cuánto tiempo estoy dispuesto a hacer una meditación? ¿De cuánto tiempo dispongo, considerando mis actividades diarias? Seguramente si apenas comienzas a familiarizarte con la práctica, al principio será retador y quizás tengas sólo 3 minutos al día para meditar o hacer un pranayama. ¡Wahe Guru! En estos casos puede aplicar el famoso dicho “no importa la cantidad sino la calidad”. Recuerda que lo más importante es darte lo mejor de ti mismo y ser sincero contigo.

Paso 2: Autobservación

Una vez que has establecido el tiempo que necesitas o deseas meditar al día, haz una autoevaluación de tu mente, tu cuerpo, tus emociones, tu energía. ¿Me siento fuera de enfoque o distraído? ¿Estoy demasiado estresado? ¿Siento baja mi energía? ¿Estoy irritable? ¿Cambio de humor repentinamente? ¿Me siento agotado o abrumado? ¿Estoy bloqueado? ¿Tengo ganas de regresar a viejos hábitos que pensé superados? Este tipo de preguntas pueden ayudarte a hacer un breve diagnóstico de ti mismo y conocer tus necesidades del momento.

Paso 3: Pranayama, Mantra, Visualización o Kriya

Una vez que has hecho tu autoevaluación, revisa qué necesitas: un ejercicio de respiración, una meditación con mantra y visualización, o una meditación que incluya movimiento. En Kundalini Yoga existen cientos de meditaciones (¡y no exageramos!) con diversos beneficios: desde meditaciones que reducen el estrés hasta las que actúan sobre las adicciones, otras que dan vitalidad… También las hay para la mente, la creatividad o los chakras.

Paso 4: ¡Comienza!

Ya que hayas elegido el tipo de meditación que quieres hacer, no lo postergues más y comienza. Puedes acercarte a tu maestro de yoga si tienes dudas, y también puedes invitar a tu familia o amigos a acompañarte en la meditación. Meditar en grupo y retroalimentarse al final siempre enriquece la práctica y le da nuevos bríos. Cuéntanos qué meditación elegiste y cuánto tiempo quieres practicarla. Sat Nam.

Subscribirse
Notificar
guest
14 Comments
más votados
nuevos viejos
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
Rama Escuela Yoga