¿Es cierto que meditar es tener la mente en blanco?

Seguramente muchas veces has escuchado que meditar significa “mantener la mente en blanco”. Y después… ¡te has frustrado muchísimo porque nunca has logrado poner en blanco tu mente! Suena a chiste porque es real: llegamos a la meditación con la idea de que la meta es no pensar.

Sin embargo, la mente tiene cualidades poderosísimas: es automática, trabaja bajo contrastes y es muy muy rápida. Esas características forman parte de su naturaleza, y por eso en la práctica meditativa lo que buscamos es relacionarnos con esas cualidades para sacarles el máximo provecho.

Aunque en otras filosofías y prácticas yóguicas, el objetivo de meditar sí es mantener la mente en blanco, en la práctica de Kundalini Yoga esa no es la meta que queremos alcanzar… ¡al contrario! Si nuestra mente se distrae, queremos darnos cuenta de ello para traerla de nuevo al momento presente. Es por ello que utilizamos herramientas como los pranayamas (ejercicios de respiración), mantras (sonidos), mudras (posturas con las manos) e incluso mudras en movimiento, pues nos ayudan a enfocar nuestra mente y a regresarla al momento presente si se pone a divagar.

Cuando meditamos comienza un proceso de “lavado” de nuestra mente: es muy normal que vengan más pensamientos, recuerdos o viejas memorias del pasado. Lo más importante de ese proceso es que te des cuenta que “te distrajiste” y regreses al momento presente: al enfoque en tu respiración, o al canto del mantra o tu postura. ¡Eso es parte de meditar!

Así que la próxima vez que pienses que tienes que tener la mente en blanco, o que sientas que te distraes mucho o que vienen muchos pensamientos al meditar, ¡no te estreses! Acepta que todo eso es parte del proceso meditativo. Y recuerda…

Respiracion_yoga_pranayamas
Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!