¿Cómo la meditación te ayuda a cambiar un hábito?

La meditación es el arte de romper hábitos para purificar la mente y poder encargarte de los asuntos del día a día”.

Yogi Bhajan

En la práctica meditativa es todo un reto sostener ese espacio para conectar con tu consciencia y tu Ser, sobre todo cuando estás empezando. Siempre hay suficientes pretextos para abandonar la práctica, aunque sea una meditación de 3 minutos… Increíble, ¿verdad? Esto muchas veces tiene que ver con una situación real (una lesión, por ejemplo) pero también con una resistencia que no nos permite continuar con la práctica para hacerla un hábito porque hay patrones profundos que no alcanzamos a ver y nos llevan de nuevo al mismo punto: “no tengo tiempo para meditar”, “a mí no me funciona”, “se me duermen las piernas cuando estoy sentado en postura fácil”.

Esas excusas que parecen inocentes de pronto se convierten en un hábito; sin embargo, y paradójicamente, la misma meditación nos lleva ahí para trascender esas resistencias mentales y así hacer de nuestra práctica un hábito de todos los días.

Los seres humanos somos seres de hábitos, nuestros hábitos nos definen. Piensa un momento qué pasaría contigo si dejaras esos hábitos cotidianos que forman parte de ti y tu vida: desde cepillarte los dientes o poner la alarma para despertar a la mañana siguiente, hasta sacar a pasear a tu mascota o tomar esa taza de café antes de ir a la oficina. ¡Todo ser convertiría en un caos! El cerebro y la propia mente generan rutinas con el fin de hacer más eficiente nuestra energía, pero al mismo tiempo pueden hacer de ciertos pensamientos, acciones o actitudes nocivas un hábito si nosotros no somos capaces de discernir y romper con esos patrones. ¡Es aquí donde la meditación es una súper herramienta para cambiar esos hábitos!

La meditación va limpiando esos hábitos mentales y emocionales nocivos que se vuelven automáticos o parte de nuestra rutina y a veces no nos damos cuenta. Meditar por 40 días, en específico, tiene como beneficio el cambiar uno o varios hábitos negativos y prepararnos para dejar entrar un nuevo hábito, uno positivo que esté en congruencia y consciencia con nosotros. Es quitar la hierba de la entrada de la casa y despejar el camino que guía hacia la puerta, para que las visitas puedan entrar.

Mantener una práctica meditativa por 40 días seguidos te ayuda a filtrar los hábitos nocivos para poco a poco irlos diluyendo hasta generar un espacio que dé cabida a un hábito constructivo. Una vez completados los cuarenta días, y con apoyo también de tu propia práctica, puedes incorporar ese o esos nuevos hábitos a tu vida.

Durante la práctica de una cuarentena es posible ver o sentir cambios en ti, es normal, vívelos con compasión y aprende de tu propio proceso (llevar un diario o una bitácora ayuda a sostener y llevar tu meditación). También permítete ser flexible contigo: no busques hacerlo “perfecto” o “sin equivocarte”, sólo asegúrate de estar siguiendo las instrucciones y entrégate con sinceridad.

¿Estás listo para empezar?, acompáñanos en nuestra próxima cuarentena dando y vive la experiencia junto con personas de otras latitudes. Si ya has meditado con nosotros, cuéntanos en los comentarios los beneficios que te ha traído. Estamos contentos de escucharte.
Sat Nam 🙂

Subscribirse
Notificar
guest
6 Comments
más votados
nuevos viejos
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!