14 de septiembre, 2021
0Días
0Horas
00Minutos
00Segundos

¿Por qué duele la ciática y cómo aliviar el dolor?

Una de las molestias más sonadas en el mundo, no sólo del yoga sino en general, es el dolor de la ciática. Tal parece que es una parte del cuerpo a la que todavía no se le encuentra remedio una vez que empieza la molestia y se convierte en un dolor incesante.

El ciático es un nervio muy grueso e importante que se forma desde raíces nerviosas lumbares y sacras (es decir, ahí donde termina tu columna y empieza la línea que divide tus glúteos), el cual lleva información sensitiva y motora de los miembros inferiores. La ciatalgia es el dolor de este nervio. “Puede ser causado por muchas situaciones, en general por demasiado estiramiento o por compresión: de alguna raíz nerviosa, puede ser hernia o protusión discal; por el músculo piramidal, debido a una disfunción biomecánica en la cintura; por la inflamación o caída de intestinos o riñones; también por una cicatriz mayor en el área abdominal”, nos explica el fisioterapeuta y maestro en técnicas osteopáticas, Nirbhao Singh.

La zona lumbar, donde nace el nervio ciático, es muy móvil y donde más absorbe impacto nuestro cuerpo, por eso es muy recurrente que aparezca el “dolor de ciática”. También influye todo el trayecto que hace: en el camino hay estructuras anatómicas que pueden llegar a comprimirlo.

El maestro Nirbhao Singh, quien también es instructor de Kundalini Yoga, sugiere ejercicios que relajen a columna y cintura para menguar el dolor: gato-vaca, cobra y postura de bebé son posturas complementarias al tratamiento. “El mejor tip que puedo dar como terapeuta y practicante de Kundalini Yoga es acudir a una consulta con un profesional para identificar la causa del dolor, después mantener el cuerpo y la mente en equilibrio con ejercicio frecuente, meditación, pensamientos equilibrados, emociones saludables. Finalmente la alimentación también es importante, pues de ella depende la calidad de los tejidos y su regeneración”.

Aquí te dejamos un programa de rehabilitación en casa para columna, sin embargo te recomendamos tener el diagnóstico de un profesional de la salud.

  • Flexiones de cadera: Recuéstate sobre tu espalda, lleva tu rodilla derecha a tu pecho y abrázala, luego alterna la pierna y por último abraza ambas piernas. Mantén la postura por 30 segundos mientras respiras largo y profundo y relajas tu cuerpo.
  • Rotaciones zona lumbar: Recostado boca arriba con las rodillas flexionadas, pies en el piso y brazos abiertos, lleva ambas piernas primero a un lado y luego al otro lentamente. Inhala mientras subes y exhala mientras bajas. Repite 20 veces.
  • Cobra: Recostado boca abajo, coloca tus manos debajo de los hombros, mantén tus muslos y Elvis relajados e inhala mientras arqueas tu columna empezando por la cabeza hasta donde t cuerpo lo permita. Exhala mientras bajas lentamente. Repite 10 veces
  • Postración: Recuéstate boca abajo y con tus manos empújate hacia atrás mientras llevas tu cintura hacia tus talones. Deja tus brazos estirados al frente y pega tu cabeza al piso, mantén la postura por 30 segundos.
  • Gato-Vaca: Colócate sobre tus piernas abiertas a la altura de tus caderas y sobre tus manos a la altura de tus hombros. Al inhalar arquea tu espalda y cuello hacia atrás y al exhalar lleva la barbilla al pecho y encorva toda la columna. Continúa con este movimiento 20 repeticiones más.

Si te gustó este artículo déjanos tus comentarios o compártelo con quien más lo necesite. Sat Nam 🙂

Subscribirse
Notificar
guest
1 Comment
más votados
nuevos viejos
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
Rama Escuela Yoga