¿Por qué el yoga es bueno para el sistema inmunológico?

Si practicas yoga seguramente ya has experimentado todos los beneficios que tiene a nivel físico, mental y energético, ¿verdad? Kundalini Yoga en particular tiene efectos rápidos a todos los niveles y es muy fácil experimentarlos desde la primera clase, además de que en todas las clases siempre hay un buen tiempo para la meditación.

El yoga y la meditación son medicina para todo nuestro cuerpo, nos ayudan a mantener fuertes y equilibrados todos nuestros sistemas. En estos tiempos tener un sistema inmunológico sano es muy importante, ya que es el encargado de activar nuestros escudos y protegernos de cualquier virus o enfermedad. Los órganos del sistema inmune fabrican células inmunitarias (las conocemos como glóbulos blancos) que nos proveen de defensas contra químicos, microorganismos, virus, etc. Estos órganos son: la médula ósea, el bazo, las glándulas, el sistema linfático y los glóbulos blancos.

El bazo, ubicado del lado izquierdo de nuestro cuerpo por debajo del diafragma, purifica la sangre y elimina los glóbulos blancos y rojos que están viejos o dañados. La glándula timo, localizada cerca del corazón y debajo del esternón, participa en la maduración de los glóbulos blancos. Apoya al sistema inmunológico a combatir enfermedades.

Las glándulas suprarrenales, la glándula timo, el hipotálamo y la glándula pituitaria producen hormonas vitales en el sistema inmunológico. El estrés emocional o mental puede afectar el equilibrio hormonal y debilitar el sistema inmune.

Es aquí donde el yoga y la meditación entran para apoyar a este sistema vital para nosotros. El yoga tiene un poderoso efecto purificador, estimula la circulación sanguínea y masajea los órganos internos. Los pranayamas (ejercicios de respiración) son también poderosos para mantener equilibrado y estable nuestro sistema, y si a todo esto se le suma una alimentación balanceada y rica en verduras amarillas, plátanos, miel, semillas de girasol, cítricos y vitaminas C, D y F, nuestro sistema inmune se mantendrá completamente saludable.

Algunos ejercicios que contribuyen a este sistema son:

  • Siéntate en postura de roca (sobre tus talones), coloca las manos en los muslos. Inhala profundo por tu nariz, exhala y sostén la respiración por fuera mientras bombeas el punto de ombligo. Cuando necesites, inhala y repite. Continúa por 2 minutos.
  • Con las yemas de los dedos de ambas manos, da pequeños golpecillos a tu pecho y tu esternón. Respira normalmente por tu nariz. Este ejercicio estimula la glándula timo.
  • Practica cualquier ejercicio de respiración consciente.

Dejar comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar
tu carrito
Carrito
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!