¿Por qué es tan benéfica la postura de rana?

Este enunciado ya casi se convierte en dicho entre los practicantes de Kundalini Yoga, porque una clase inolvidable seguro que tiene ranas por lo menos en el calentamiento. Las famosas ranitas son populares porque, aunque retadoras, te mantienen en forma y equilibran el triángulo inferior (los tres primeros chakras).

Para construir la postura, te pones de pie y pegas tus talones uno con el otro, te sientas en cuclillas con los talones elevados y juntos. Después abres tus rodillas y apoyas entre ellas los dedos de tus manos justo delante de ti. La espalda está recta, tu cabeza mira al frente y tus brazos y manos están ligeramente separados del cuerpo. ¡Eres una ranita!

Desde esa postura inhalas al tiempo que subes tu cadera y estiras tus piernas, sin mover ni tus manos ni tus pies, y traes tu barbilla hacia el pecho. Los talones siguen arriba, pegados uno al otro sin tocar el piso. Aquí la clave es que las piernas estén rectas y tus yemas de los dedos de las manos tocando el suelo. Al exhalar regresas a la postura original de ranita, y continúas con el ejercicio inhalando al estirar arriba, exhalando al regresar abajo, en un movimiento rítmico, poderoso y constante. Tu respiración es siempre por la nariz.

Si bien al principio esta postura puede resultar retadora, con la práctica adquieres flexibilidad y ritmo. Si estás empezando, te sugerimos colocar un apoyo (como un cojín delgado y pequeño) debajo de tus talones y tus manos. Si tienes problemas con las rodillas, no bajes demasiado y ve a un ritmo lento. Y por favor se gentil con el movimiento y no azotes tus caderas al bajar, ya que puedes lastimar tus rodillas.

Los beneficios de las ranas son múltiples: desbloquean la energía del segundo chakra (que rige la creatividad y el sentir), remueven la energía sexual acumulada en el primer chakra, estimula el nervio ciático y la circulación de la sangre hacia las piernas, te dan energía y le dan forma y musculatura a tus piernas.

Es un ejercicio potente y divertido (¡inténtalo y verás!). Decía Yogui Bhajan que repetir este ejercicio 26 veces al día te da unas piernas envidiables con las cuales puede saltar todos los obstáculos en tu vida. Así que ni lo pienses: conviértete en esa rana que salta alto, con gracia y algo de estilo.

Sat Nam

Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!