¿Qué puedo hacer si tengo miedo de regresar a la normalidad?

Esta contingencia nos ha dado muchas lecciones, ¡vaya que sí! Nos mantuvo en completo encierro durante tres largos meses, en los que aprendimos a… estar con nosotros mismos, a ser compasivos con nosotros y los otros, aprendimos a hacer pausas y saber esperar. Y en el mejor de los casos, también aprendimos a desarrollar nuevas habilidades, a transformar hábitos y a dejar viejas creencias que no nos estaban ayudando a continuar.

Ahora viene un nuevo reto: el de regresar a la nueva normalidad, continuar con la vida pero desde un nuevo espacio de conciencia y, al mismo tiempo, conservar lo que sí funciona no sólo en nosotros y nuestra vida sino en el mundo. Es decir, fortalecer las estructuras que nos hacen bien a nivel individual y colectivo, y dar por terminadas esas que ya no nos sirven como personas y como humanidad. ¡Eso es un gran reto!

Este regreso a la vida, este salir de la cueva representa un nuevo desafío para todos, desde los más pequeños hasta los más grandes. Y es muy normal sentir temor, sentir angustia, no saber cómo regresar a la nueva vida, sentirnos nerviosos, dudosos e incluso un poquito paranoicos.

Por eso es muy importante seguir con tu práctica de yoga y meditación. Escuchar tu intuición. Reconocer cómo te sientes, en lugar de negarlo o evitar sentirlo, es un primer gran paso para comenzar la nueva normalidad. El temor y la inseguridad están relacionados con nuestro primer chakra, ese que tiene que ver con la seguridad y la supervivencia.

Sentirte conectado con la realidad desde un lugar centrado, seguro y estable en ti es posible. Aquí te dejamos algunos tips prácticos que puedes llevar a tu vida diaria en lo personal, en pareja, en familia o con tu comunidad de forma virtual. ¡Llévalos a la práctica y dinos cómo te sientes!

  • Fortalece tu cuerpo, sobre todo tus piernas: Tus extremidades inferiores están relacionadas con tu estabilidad, con la firmeza con que das cada paso. Haz sentadillas (variante de postura de cuervo) para fortalecer no sólo tu cuerpo físico y piernas, también para equilibrar la energía de tu primer chakra, que te da seguridad. Inhala por tu nariz cuando estás arriba, exhala por tu nariz cuando bajas a cuclillas. 3 minutos. *Si tienes problemas con rodillas, no bajes demasiado y haz sólo 1 minuto.
  • Respiración consciente o respiración de fuego: Cualquier pranayama (ejercicio de respiración) te ayudará a estar presente y, en consecuencia, consciente de ti mism@, de lo que es real y de lo que es un invento de tu mente. La respiración de fuego te ayuda equilibrar tu tercer chakra (manipura), relacionado con la acción y el equilibrio, muy necesarios para regresar a la nueva realidad. 3 minutos. *Si padeces de presión alta, tienes problemas de corazón, estás embarazada o en tus primeros días del periodo, evita la respiración de fuego.
  • Afiánzate a tus viejos hábitos: ¡Sí, pero a los hábitos constructivos! Regresar a la normalidad requiere de una pequeña dosis de la “vieja” normalidad, es decir: recupera esos hábitos que te ayudaban a tener una rutina saludable y mantener una vida ordenada. Asegura tus posiciones en casa, en la oficina, en tu agenda social, y poco a poco ve integrando los nuevos hábitos o aquello que consideres es necesario para la nueva forma de vivir. Y recuerda… todos estamos pasando por esto, sé comprensivo contigo y con quienes te rodean.
Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!