¿Por qué es tan importante aprender a relajarnos?

La relajación armoniosa total cura el cuerpo. Para lograr esto, debe haber una coordinación entre nuestras tres facetas: cuerpo, mente y alma”.

Yogi Bhajan

Una de las posturas más retadoras dentro de una clase de yoga es sin duda shavaasana. La postura de cadáver es la mejor posición para una relajación profunda: acostado boca arriba con los brazos relajados a los lados del cuerpo, las palmas mirando hacia el cielo y los pies sueltos sin cruzar los tobillos… Sin embargo, ¡a la mayoría de las personas les cuesta muchísimo trabajo relajarse! Ya sea por un exceso de energía o por la completa ausencia de esta, hay quienes llegan al tapete de yoga con tanta sobrecarga que les resulta difícil entrar en un estado relajado incluso después de un kriya intenso y poderoso.

La relajación profunda no es sólo la ausencia de movimiento, es dejar que se relajen nuestros cuerpos físico, mental y energético conscientemente para disfrutar e integrar los cambios que se han efectuado durante la práctica de un kriya (hasta el punto de sentir la extensión del ser por medio del campo magnético y el aura). ¡Así de poderosa es la relajación!

Esto hablando en términos de una clase de yoga, pero si nos vamos a temas cotidianos es muy evidente que los momentos de relajación no forman parte de la agenda de la mayoría de las personas. Existe una tendencia en ocupar todo el tiempo que hay disponible (vivir en el acelere, sin hacer pausas entre una actividad y otra), o en el extremo contrario, hay una propensión a buscar la relajación en elementos externos como ver la televisión, consumir drogas o alcohol para “relajarse”.

Es así pues que la relajación es difícil para la mayoría de las personas debido a un nivel subliminal de agitación o conflicto emocional: existe un diálogo interno que genera patrones de ansiedad, enojo, tristeza y otras emociones de autoderrota. La relajación libera esos patrones y crea una nueva organización interna de nuestros propios recursos (permite que nuestro prana –energía vital- se distribuya adecuadamente).

Y si vamos a otro nivel, la mejor relajación es cuando aprendemos a encontrar el centro, el ojo interno (“Yo”) incluso en medio del huracán. Cuando esto ocurre realmente vivimos nuestro Ser auténtico y simplemente dejamos que los milagros sucedan. Yogi Bhajan lo describía como aprender a relajarte y dejar que las cosa vengan hacia a ti, pues “lo que viene hacia a ti te hará feliz, lo que persigues te hará miserable”. Si todavía no estás muy relacionado con la relajación, aquí te compartimos otra postura para que entres en ese estado y lo disfrutes placenteramente. Sat Nam

Postura de bebé

Sentado en postura de roca (sobre tus talones), descansa tu frente sobre el suelo. Los brazos están a los lados del cuerpo, las palmas dirigidas hacia arriba. Si queda un espacio entre tus glúteos y tus talones, coloca un cojín o frazada como apoyo. ¡Relájate!

Si te gustó este artículo, por favor déjanos tus comentarios y recuerda, compártelo con quien más lo necesite.
Sat Nam 🙂

Subscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
tu carrito
Carrito
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!